martes, 26 de noviembre de 2013

Snickerdoodle bars

O algo parecido a "barritas de canela". Historia típica: de vez en cuando perdiendo el tiempo por internet mirando recetas, para inspiración o buscar algo en serio, encuentras algo que te llama. Y si empieza por un palabro estilo "snickerdoodle" hay que probarlo! (llevo desde que estuve en Gante julio repitiendo "cumberdons!!!"). Por cierto:
 
(cumberdons!!! Cousa rica...)

Pues eso, para este frío otoño remojadas en leche... Son barras! Sí, ni textura de galletas, ni de bizcocho, ni nada. Se hornean como un bizcocho pero son más consistentes efectivamente para cortar en trozos / barritas para merendar (creo que no había probado una receta así). Mirad la textura:
 
 Here we go...

SNICKERDOODLE BARS (barritas de canela)

Ingredientes

1 taza de mantequilla sin sal
3/4 taza de azúcar moreno
1/4 taza de azúcar blanco
1/2 cucharada de bicarbonato
1/2 cucharada de sal
2 cucharadas de canela
1/2 cucharada de jengibre molido (se lo añadí, le da un buen toque)
1 cucharada de extracto de vainilla
2 y 1/4 tazas de harina
2 huevos grandes
1/2 sobre de levadura (sin él si la harina es con levadura)
1 cucharada de azúcar glas y 1 de canela para espolvorear


Preparación

- Precalentar el horno a 180ºC. Preparar un molde rectangular (sobre 33 cm x 23 cm, o uno circular sobre 23 cm de diámetro) para el bizcocho, enharinándolo.
- Batir la mantequilla y los 2 azúcares (una vez reblandecida bien la mantequilla), con batidora eléctrica hasta que esté esponjoso. Añadir el bicarbonato, la canela y la sal (y el jengibre si se quiere), ya batiendo a menos velocidad (yo aquí prefiero batir a mano). Añadir los huevos y el extracto de vainilla, batiendo lo justo para que se mezcle.
 - Añadir la harina con la levadura en forma de lluvia.
 
 

- Volcar la masa en el molde y hornear unos 30 minutos, que esté ligeramente dorado y firme en el centro. No sube mucho (como se ve en las fotos), pero le hacen falta los 30 minutos.

- Poner a enfriar en una rejilla, y espolvorear con el azúcar glas y la canela aún en caliente. Cuando esté frío completamente, se corta en barritas, de tamaño según se quiera.

Es de estas recetas que con el jengibre y la canela huelen - y saben - a Navidad. De sabor muy bien, pero sobre todo me gustó la textura, diferente como ya he dicho! Vale la pena probarla, y además tampoco es mucha cantidad. Lo justo para unos pocos días...

Un beso!
(Snickerdoodle bars!!!!)